¿SERÁ QUE TENEMOS EL GOBIERNO QUE NOS MERECEMOS?

Ilustración de Carreño 2010

Las dos grandes Revoluciones en el mundo, la francesa y la rusa,  fueron ideadas y promovidas por la clase media, en ese entonces, llamada ” Burguesía”. Estas dos grandes Revoluciones no derrocaron sólo a gobernantes (con engaños, traiciones, artimañas y poniendo a los indígenas ignorantes como carne de cañón, como pasó en la mal llamada Revolución Mexicana,  para cuyo centenario gastará el Gobierno Federal lo que debía invertir en fortalecer las Empresas Para -Estatales, en vez de desbaratarlas a traición),  sino que esas Revoluciones cambiaron Sistemas milenarios, cambiaron la vida y la historia de sus pueblos.  A sangre y fuego, sí,  pero con resultados que hoy vemos en su evolución y modernismo, en la cultura y civilización, en la conciencia política y social y en el conocimiento de los derechos y deberes de sus ciudadanos.

Aquí en México tenemos,  quizá,    la burguesía más acaudalada del Planeta, o por lo menos, sí es  la burguesía más acomodaticia, ladina, lame bolas del mundo.  Me atrevo a afirmar que también la más ignorante. Egresar de  la Universidad de Harvard, o de la Sorbona,  de la Ibero, y los más jodidos,  por no saber a donde se metían, los egresados del Tec de Monterrey,  y de muchos otros más centros académicos a los que esta burguesía mexicana tiene acceso porque pueden pagar la fortuna que cuestan, no garantiza la cultura, la firmeza de principios, la dignidad, la honestidad y la sabiduría para reclamar sus derechos y cumplir sus deberes de ciudadano. Mucho menos garantiza la sabiduría para gobernar.

Está en las manos de la gente con conocimientos, con recursos económicos y de posición, y por lo menos con un mínimo de cultura política y social,  derrocar un gobierno nefasto como el que tenemos con Felipe Calderón.  El pueblo hambriento e ignorante, relegado, humillado y forzado al servilismo  (porque así lo han formado los gobiernos que ha tenido el País, con el fin de hacer de este pueblo lo que quieren),  no se atreve a actuar como es necesario en este momento: a sangre y fuego, llevando por delante, no al águila y la serpiente, sino a un buen ejército de  valientes, dispuestos a hacer cumplir una Constitución que hasta ahora sólo ha servido para escudar la corrupción. No olvidemos que muchos otros países afirman, con toda razón,  que: “La corrupción ha sido la verdadera Constitución Política de México…” ¡Qué pena propia y ajena!

Me pregunto: ¿Será, entonces,  que tenemos el gobierno que nos merecemos?  Si existe un Dios,  ¿Por qué no nos mandará,  por lo menos, a un Luiz Inácio Lula da Silva?

Margot Carrasquilla Múnera

18/10/09

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: